Para Ruiz Encina, en Chile “un nuevo pueblo ha despertado y, colosal, heterogéneo, pluriclasista, plurinacional y multicolor, confluye desde las extremas condiciones de expoliación sembradas sin freno por este neoliberalismo avanzado”. Al frente, señala el autor, “el nuevo pueblo ha situado a la casta de este gran abuso, una oligarquía neoliberal, entendida como poder de pocos. La confrontación planteada por las movilizaciones sociales más grandes que recuerde la historia contemporánea de Chile ha abierto la posibilidad de sepultar al neoliberalismo en la misma tierra que lo vio nacer”.