Compromiso

Educación pública, aprovechemos la oportunidad

Educación pública, aprovechemos la oportunidad

Carta publicada originalmente en El Mercurio

Superar la educación de mercado hoy es parte de un imperativo ético insoslayable. Este valioso consenso se forjó gracias al activo protagonismo de la ciudadanía. En su fuerza anida una gran oportunidad de profundización democrática: conquistar la educación para el espacio público.

A un año y medio de reforma educacional, y a pesar de los esfuerzos que las autoridades y múltiples actores han realizado, esta oportunidad peligra. La amenazan una creciente desidentificación social con los cambios legales hoy en curso, la dispersión de las fuerzas democráticas, y el déficit general de legitimidad de las instituciones políticas representativas.

En estas circunstancias, hay que perseverar en la senda de una reforma educacional legítima. Este horizonte, más allá de reivindicaciones particulares, anima las movilizaciones sociales y los anhelos ciudadanos de ayer y hoy. Una reforma educacional legítima es necesaria para que las instituciones democráticas representen los intereses sociales mayoritarios, y con ello recuperen la confianza de la ciudadanía.

La reforma educacional requiere más que ajustes legales o técnicos, y no puede reducirse al -de todos modos necesario- debate sobre el financiamiento. Todos estos aspectos son sin duda relevantes; no obstante, nuestra responsabilidad con el país nos obliga a partir por repensar la educación. El eje de tal transformación debe ser la construcción de una nueva educación pública, que se convierta en el pilar central de nuestra educación, y que permita a Chile recuperar el sentido y los valores públicos. Este profundo cambio demanda el consenso activo y mayoritario de las decenas de miles de personas que llevan adelante la tarea educativa, así como una nueva relación de los ciudadanos con las diversas instituciones educacionales, basada en valores democráticos. Debemos reposicionar el interés general por sobre el corporativo, en aras de una reforma que proyecte nuestra educación hacia las décadas venideras.

Tales cambios solo pueden cimentarse en un genuino y amplio consenso social. Con sus diferencias de opinión y de intereses, hoy existen interlocutores válidos en los actores sociales e institucionales de la educación, que pueden llevar adelante un proceso de diálogo con el Ejecutivo, para elaborar una hoja de ruta socialmente legítima de la reforma.

La articulación de diversos intereses y visiones es insoslayable en esta reforma. Ponemos a disposición de este esfuerzo el trabajo llevado adelante por la iniciativa Compromiso por una Nueva Educación (www.compromiso.cl), que ha concitado el respaldo de distintas y significativas voces ligadas a la educación y al movimiento social. Ahí se recogen ejes que pueden estimular el acercamiento entre las distintas partes. Con ese propósito seguiremos trabajando en los próximos meses, sugiriendo ideas sobre el horizonte que puede inspirar la construcción de una nueva educación superior, y pasos concretos e inmediatos en tal dirección.

Los firmantes, sin intentar reemplazar el entendimiento público entre los representantes sociales e institucionales, llamamos a la ministra de Educación a aprovechar esta oportunidad. A repensar la reforma en esta perspectiva, y a liderar un amplio diálogo educativo con los diferentes actores de la sociedad civil. Los firmantes estamos disponibles para impulsar este proceso ante la ciudadanía y en nuestros respectivos espacios de trabajo, además de bregar para que tal acercamiento alcance un amplio acuerdo social y político por la educación.

Beatrice Ávalos
Premio Nacional de Educación 2013
Gabriel Boric
Diputado por Magallanes y Presidente FECh 2012
Óscar Galindo
Rector Universidad Austral
Juan Eduardo García-Huidobro
Investigador CIDE U. Alberto Hurtado
Manuel Antonio Garretón
Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 2007
Sergio Lavanchy
Rector Universidad de Concepción
Carlos Ruiz Encina
Presidente Fundación Nodo XXI
Carlos Ruiz Schneider
Académico Universidad de Chile
Aldo Valle
Rector Universidad de Valparaíso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *