«En Chile, el Coronavirus saca a la luz las desigualdades denunciadas por el movimiento social», publica Le Monde, Francia
Comparte

En entrevista con Le Monde, Carlos Ruiz, presidente de la Fundación Nodo XXI, da cuenta que «la movilización es interrumpida por el coronavirus». Agrega que «para una sociedad que recientemente se enfrentó a la violencia y a muertes provocadas por la represión policial; el coronavirus encarna un nuevo sufrimiento».

Desde la llegada del Covid19 a Chile, se sucedieron las torpezas del gobierno quien subestimó la gravedad del virus, como lo fue la desafortunada declaración del Ministro de Salud, señalando que le virus podría mutar «y transformarse en buena persona», así como tomando medidas polémicas, como lo fue el decretar toque de queda desde las 22.00 a las 05.00 horas de la mañana. «Una decisión contraproducente: los trabajadores, muchas veces los más precarizados, se aglutinan para tomar el primer metro, multiplicando así los riesgos de contagio» expone el sociólogo Carlos Ruiz.

Un sistema de salud pública saturado y deficiente

La epidemia del coronavirus pone en evidencia una vez más las fallas del sistema neoliberal chileno, que los manifestantes se  empeñaron en denunciar desde fines octubre. Lejos de debilitarse el movimiento de rabia e indignación, la gestión a tientas del Covid-19 por parte del presidente Sebastián Piñera, corre el riesgo de potenciarlo. “La movilización ha hecho que la sociedad chilena hoy esté mucho más informada y sea más solidaria», estima Ruiz Encina. «El tejido social que los chilenos reconstruyeron estos últimos meses, nos preparó mucho mejor para hacer frente a esta epidemia que el propio gobierno».

«El sistema de salud fue extensamente privatizado en Chile: el gasto del Estado en salud ha aumentado, pero en vez de financiar los hospitales públicos, esta inversión va a la subvención del sistema privado de salud, al que se le delegaron el tratamiento de ciertas patologías», explica el sociólogo Carlos Ruiz Encina. Cerca del 80 % de los chilenos dependen del sistema público saturado y deficiente. En el caso de enfermedades graves, los chilenos se ven enfrentados a una larga espera antes de poder ser tratados o deben endeudarse para obtener rápidamente un tratamiento en el sistema privado.

El 19 marzo el gobierno delineó un plan de emergencia para enfrentar las consecuencias económicas del coronavirus. Con cerca de 11 mil millones de dólares (9,9 mil millones de euros), proyecta ayudas a las pequeñas y medianas empresa y a las familias más vulnerables pero sin considerar  suficientemente los empleos precarios, según la opinión de C. Ruiz Encina: “En Chile, menos del 30 % de los empleos pueden ser realizados a través del trabajo remoto. Las consecuencias de la epidemia para las personas empleadas en el sector informal [30 % de los trabajadores], y sobre todo para las mujeres  e inmigrantes, que se ven aún más afectados, van a hacer gravísimas”.

https://www.lemonde.fr/international/article/2020/03/27/au-chili-le-coronavirus-met-en-lumiere-les-inegalites-denoncees-par-le-mouvement-social_6034712_3210.html


Comparte

Autor(es)

La Fundación NodoXXI es una organización sin fines de lucro cuyo ánimo es contribuir con elaboración de pensamiento y herramientas prácticas a revertir la crisis de incidencia de las mayorías en la definición de los destinos de nuestro país.

El trabajo de Nodo XXI se estructura en torno a la promoción de diálogos, debates y acción, la formación de dirigentes y la elaboración de estudios, propuestas y opinión. Esto, con la perspectiva de pensar un proyecto alternativo al neoliberalismo que permita hacer de Chile un país inclusivo, justo y democrático.

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann